Skip to main content

La Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania se presentó el día 2 de febrero de 2019. Han pasado cuatro años y Betania, fiel a su misión en la atención integral a víctimas de abuso sexual en entornos eclesiales, se renueva. Y lo hace dando las gracias.

Gracias, en primer lugar, a todas y cada una de las personas que, habiendo sufrido el daño injusto, inmerecido y deliberado del abuso sexual, han decidido recorrer el camino de la recuperación y la reparación junto con los profesionales que conforman Acogida Betania.

Gracias a los socios y a los donantes, algunos de ellos, personas que han alcanzado la debida reparación. Estas ayudas económicas se destinan a un Fondo creado para hacer frente, cuando es necesario, al pago de los servicios profesionales de atención terapéutica y de acompañamiento.

Gracias a las instituciones, civiles y eclesiales, con quienes hemos suscrito acuerdos de colaboración al servicio de las víctimas, con quienes aprendemos y compartimos conocimiento y aprendizaje.

Gracias a todos los profesionales que durante este tiempo se han incorporado al proyecto Betania. La profesionalidad, la independencia y el servicio son nuestras señas de identidad.

 

 

La Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania ofrece acompañamiento terapéutico a las víctimas y realizará acciones de formación y sensibilización en entornos eclesiales

La Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania se propone contribuir a sanar y reparar el daño infligido a las víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica a través de un proceso de acogida, escucha y acompañamiento cuyo objetivo es promover la recuperación integral de la persona dañada, conforme a sus necesidades y a sus derechos, reconocidos en la Declaración de Naciones Unidas de 1985 sobre justicia para las víctimas del delito y abusos de poder  y en la Directiva Europea de derechos de las víctimas de 2012.

Betania se inspira y reconoce en los principios de la doctrina de la Iglesia, pero se constituye como asociación independiente, sin sujeción a disciplina eclesiástica alguna. A las instituciones de Iglesia se les tratará de proporcionar una ayuda especialmente responsable, sin más pretensión que la defensa del legítimo interés de la víctima.

Los procesos de acompañamiento integral ofrecidos por Betania son prestados por profesionales independientes, varios de ellos con amplia experiencia en este campo.

El servicio incluye acompañamiento terapéutico a la víctima de abusos y a su entorno familiar, y un primer asesoramiento legal sobre cómo ejercer sus derechos ante la justicia civil y canónica. También se ofrece a quien lo requiera acompañamiento de tipo espiritual para abordar las heridas específicas que provocan estos crímenes cuando son cometidos en el seno de una institución religiosa. En los casos en que sea posible y lo demande la víctima, la asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania facilitará respuestas de justicia restaurativa acordes con los estándares internacionales. Betania es una asociación sin ánimo de lucro, pero se pide a las víctimas que contribuyan a sufragar los servicios profesionales, sin que la falta de recursos económicos suponga un impedimento para recibirlos.

La Asociación financia su actividad con las aportaciones de sus socios y las donaciones de particulares e instituciones.

Como vienen haciendo ya a título individual varios de sus miembros, Betania participará en la realización de estudios y elaboración de protocolos de actuación que afecten a su ámbito. La Asociación ofrece también a entidades eclesiales la organización de cursos de formación orientados a la sensibilización y a la respuesta ante los casos de abusos sexuales.