Skip to main content

Atención integral a víctimas de abuso sexual en entornos eclesiales

Somos una Asociación Independiente desde 2019

La Asociación

La Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania nace para el acompañamiento a las víctimas de abusos sexuales en contextos institucionales religiosos.

Una asociación sin ánimo de lucro constituida como asociación civil independiente sin sujeción a disciplina eclesiástica alguna.

Constituida en febrero de 2019 e inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones: Sección 1ª/ Número Nacional 616734 al amparo de la Ley Reguladora del Derecho de Asociación (L.O. 2/2002, de 22 marzo) se compromete con los principio básicos de transparencia haciendo públicos sus estatutos.

¿Por qué Betania?

La Asociación busca ofrecer sanación integral a las víctimas. Este espacio es un refugio de escucha, comprensión y apoyo, manteniendo la confidencialidad y el anonimato. Además, es un lugar para reivindicación y denuncia, dirigido por profesionales independientes que persiguen la recuperación y reparación del daño.

Asociación independiente desde 2019.

Contacta

Nuestra misión es reconocer y reparar el daño causado a las víctimas y contribuir a la erradicación de los abusos sexuales en el contexto de la Iglesia Católica en España.

Queremos ser la asociación de referencia en la acogida, orientación, acompañamiento y sanación de las víctimas. Pero también, un vector del cambio intraeclesial que conduzca a la erradicación de los abusos sexuales en el contexto de la Iglesia.

  • Creemos en la inviolabilidad de la dignidad humana.
  • Optamos por las víctimas de abusos.
  • Defendemos los derechos fundamentales de la persona.
  • Somos fieles y respetamos el mensaje de Jesucristo y la doctrina de la Iglesia católica.
  • Priorizamos la protección a la víctima frente a la reputación de las instituciones eclesiales, para evitar una segunda victimización.
  • Apostamos por un liderazgo proactivo que tome la iniciativa, emprenda acciones y haga que las cosas sean posibles.
  • Optamos por la profesionalidad entendida desde estándares de calidad y compromiso, responsabilidad, respeto, mesura, objetividad y efectividad.
  • Creemos en la transparencia como valor humano y social que genera obligaciones de claridad, objetividad, veracidad, sentido común, honestidad y confianza.
  • Reivindicamos la independencia en la acción y renunciamos a toda forma de injerencia, vínculos o presiones externas que tiendan a influenciar, desviar o distorsionar nuestro proyecto o la consecución de nuestros fines institucionales.
  • Acogida, orientación, acompañamiento y recuperación de las víctimas.
  • Priorización de la protección a la víctima frente a la reputación de las instituciones eclesiales (evitar una segunda victimización).
  • Reparación del daño causado a las víctimas.
  • Implantación de programas eficaces de prevención.
  • Visibilización y difusión de la dimensión del problema.
  • Colaboración con las víctimas, asociaciones e instituciones para afrontar el problema.
  • Desarrollo legislativo que aborde mejor el problema.
  • Reducción del número de casos de abusos sexuales en el contexto de la Iglesia Católica en España.
  • Favorecimiento del recurso a la justicia restaurativa siempre que sea posible.

Te Acompañamos

Acogida, Escucha, Orientación e Intervención

El canal de acceso a Betania que facilita el primer contacto y la primera comunicación.

Colaboración con Instituciones

Betania ofrece servicios a otras instituciones

Sensibilización, visibilización y movilización

Persuasión ante los grupos de interés y concienciación de los mismos

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre abuso, agresión sexual y violación?

Hasta la ley del solo sí es sí (LO 10/2022) la legislación penal española distinguía los abusos sexuales, aquellos en los que se atentaba contra la libertad sexual sin consentimiento de la víctima, de los delitos de agresiones sexuales, cuando se usaba violencia o intimidación para vencer la voluntad de la víctima. Por otra parte, cuando en la agresión sexual había penetración se hablaba de violación.

Desde esa ley la legislación penal española no utiliza mas que el término agresión sexual, ha desparecido del Código Penal la palabra abuso sexual, que sin embargo es el genérico que se sigue utilizando en el ámbito eclesial.

Como se sabe la LO 10/2022 se modificó el año siguiente (LO 4/2023) para volver a considerar más graves, y por eso más castigadas, las agresiones sexuales en las que se empleara violencia, intimidación o la víctima estuviera por cualquier causa privada de sentido.

Actualmente en la legislación penal se distinguen los delitos de agresiones sexuales a mayores de 16 años de las agresiones sexuales a menores de esa edad. La palabra violación solo se emplea respecto de la primera clase, aunque si se da respecto de menores también se castiga más la conducta.

  1. Las agresiones sexuales a mayores de 16 años contienen en los arts. 178 a 180 del CP. Lo que se castiga es atentar contra la libertad sexual de otra persona sin su consentimiento, y solo se considera que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona. Por eso no se puede alegar la presunción de consentimiento, ni la deducción de que se aceptan los actos sexuales, ni considerar el silencio como consentimiento. Además, no se puede alegar un consentimiento tácito en los actos posteriores a los que inicialmente fueron consentidos.

Se consideran agresiones sexuales los actos de contenido sexual que se realicen empleando violencia, intimidación, en la que se incluye la intimidación ambiental, o abuso de una situación de superioridad o de vulnerabilidad de la víctima, los que se ejecuten sobre personas que se hallen privadas de sentido o de cuya situación mental se abusare y los que se realicen cuando la víctima tenga anulada por cualquier causa su voluntad.

Hay violación cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías.

  1. Las agresiones sexuales a menores de 16 años se contienen en los arts. 181, 182 y 183. Se castigan las mismas conductas que para los mayores de 16 años y, además, mantener relaciones de carácter sexual con el consentimiento del menor de 16 años, salvo que el autor sea una persona próxima al menor por edad y grado de desarrollo o madurez física y psicológica y no concurra violencia o intimidación, o abuso de situación de superioridad o vulnerabilidad, o el menor se halle privado de razón o sentido. También se consideran delito los actos de carácter sexual los que realice el menor con un tercero o sobre sí mismo a instancias del agresor.

Naturalmente las penas son más altas cuando la víctima del delito es un menor de 16 años.

Además de las agresiones sexuales hay muchos otros delitos en el Código Penal que tratan de proteger la libertad sexual.

¿Cuándo prescriben los abusos y las agresiones sexuales?

En la legislación penal española la prescripción de los delitos maneja tres coordenadas distintas: 1) Existen plazos diferentes dependiendo de la gravedad del delito cometido; 2) En algunos casos más complejos, entre los que se cuenta que se trate de un delito continuado o que la víctima sea un menor de edad, el legislador establece normas específicas para la prescripción, y 3) Las normas de prescripción que se deben aplicar son las que estuvieran vigentes en el momento en que se cometió el delito.

  1. Para saber cuál es el plazo de prescripción que corresponde a un delito sexual hay que calificarlo, es decir, determinar qué delito es el que se ha cometido en concreto. Como hay diversidad de delitos, con penas distintas, no se puede saber de antemano cuál va a ser el plazo de prescripción que corresponde hasta que no se conocen en concreto los hechos sucedidos. Naturalmente cuanto más grave es un delito más largo es el plazo de prescripción.
  2. Cuando se trata de un delito continuado, es decir que se ha prolongado en el tiempo, el plazo de prescripción no empieza a contar hasta que no terminan los hechos.
  3. Antes la entrada en vigor de la LO 11/1999 la legislación española no contenía ninguna norma específica de prescripción cuando la víctima del delito sexual era un menor de edad, pero a partir de ese momento, y hasta 2021, el plazo de prescripción empezaba a contarse cuando la víctima cumplía 18 años. A partir de la entrada en vigor de la LO 8/2021 en los delitos de naturaleza sexual los plazos de prescripción empiezan a contar cuando la víctima cumple 35 años.

Por eso saber si un delito contra la libertad sexual está prescrito o no requiere un análisis en profundidad.

¿Existe relación entre la homosexualidad y la pederastia en la Iglesia?

Según concluyó la investigación llevada a cabo en Estados Unidos por el John Jay College de Justicia Criminal no hay «relación causal» entre el celibato o la homosexualidad y los abusos y agresiones sexuales a menores en la Iglesia.

Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada cinco mujeres ha sido abusada o agredida sexualmente, frente a uno de cada 13 varones. En la Iglesia, sin embargo, dos terceras partes de las víctimas son varones.

Esta desproporción, según el John Jay College, se debe simplemente a que los agresores han tenido históricamente mayor acceso sin supervisión a niños que a niñas. Es el caso de los internados masculinos, pero también hay que recordar que la presencia de monaguillos varones ha sido tradicionalmente mucho más frecuente (la presencia de niñas monaguillas no se generalizó hasta 1994, cuando la Santa Sede aclaró que niñas y mujeres podían servir en el altar).

De igual forma, las investigaciones llevadas a cabo muestran que solo una pequeña parte de los agresores pueden ser considerados clínicamente pedófilos (atraídos sexualmente por niños) o efebófilos (atraídos sexualmente por adolescentes), lo que sugiere que si escogieron a este tipo de víctimas menores fue sencillamente debido a su mayor vulnerabilidad.

Más que a su orientación sexual, los principales expertos apuntan, como causa de los abusos, a la inmadurez psicológica y afectivo-sexual de los agresores. En todo caso, y con independencia de las causas que puedan ayudar a explicar la naturaleza de los abusos cometidos, lo determinante es que se trata de actos delictivos.

Últimas Noticias

En nuestro blog encontrarás información de la asociación, testimonios y noticias que te pueden ayudar.

"Betania quiere ser un tercero facilitador”, lo que significa crear las condiciones para que “personas que han sido victimizadas puedan encontrarse en un ámbito de seguridad y de confianza para contar lo que les ha pasado y facilitar que los hechos puedan ser puestos en conocimiento de las instituciones en las que se han perpetrado los abusos.

Mª Teresa Compte GrauPresidenta Acogida Betania
Contacta

Servicio de Acogida 608 406 996

Dirección Betania 689 93 74 45

Escribe un mail acogida@acogidabetania.es