Skip to main content

“Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos. Una respuesta necesaria” [1].

Los promotores y profesionales que formamos la Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania estamos abiertos a colaborar activamente en todas aquellas investigaciones que con profesionalidad y rigor buscan el esclarecimiento de los hechos y la reparación a las víctimas de abusos sexuales en instituciones religiosas de la Iglesia católica en España.

Así lo hicimos saber en una Nota publicada https://acogidabetania.es/nota-de-prensa/) el día 10 de febrero de 2022 después de que varios medios de comunicación nos preguntaran amablemente acerca de nuestra posición.

Acogida Betania y su participación en el Foro de Asociaciones constituido por el Defensor del Pueblo en el marco de la investigación sobre abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica.

En el mes de agosto de 2022, la Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania aceptó con plena disponibilidad y gratitud la invitación que el Defensor del Pueblo nos hizo llegar para formar parte del Foro de Asociaciones constituido por representantes y miembros de asociaciones de víctimas, en el marco de la investigación fruto de la encomienda que hizo el Congreso de los Diputados al Defensor del Pueblo, el 10 de marzo de 2022 (Una respuesta necesaria, pp. 33-34).

Una vez publicado el Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica reiteramos nuestro agradecimiento no solo por haber podido ser parte del trabajo de este Foro, sino por haber podido compartir cercanía y experiencias con las asociaciones de víctimas que han participado, y haber aprendido de todas ellas y con ellas.

Como hemos hecho notar en varias ocasiones, Betania no es una asociación de víctimas. Esto significa que ni podemos ocupar el legítimo lugar que corresponde a las asociaciones cuya misión se desenvuelve en el ámbito del activismo victimal ni podemos ostentar la representación de los legítimos intereses de las víctimas. Nuestra participación responde a nuestra naturaleza y misión en tanto que asociación civil que trabaja facilitando procesos de recuperación y reparación (Una repuesta necesaria, Cap. V. Parte III, pp. 68-69, 368, 468, 520).

Propuestas elaboradas por Acogida Betania y recogidas en el “Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos. Una respuesta necesaria”.

Los trabajos del Foro de Asociaciones se han recogido en el Informe publicado por el Defensor del Pueblo el pasado día 27 de octubre (Una repuesta necesaria, Cap. V. Parte III, pp. 345-351). En el Apéndice A del citado Informe se recogen, además, las propuestas particulares de cada una de las asociaciones (Una respuesta necesaria, pp. 677-686).

A continuación reproducimos las propuestas presentadas por Acogida Betania a las preguntas formuladas.

  1. ¿Qué medidas deberían impulsarse por parte del Congreso a partir del informe que presentará el Defensor, considerando los diferentes poderes públicos (el Congreso a nivel legislativo, Gobierno a nivel ejecutivo, Administración general, Administración autonómica, Poder Judicial, Fiscalía…)?
  • Instar al Gobierno y a los Grupos parlamentarios a trabajar por el desarrollo de la Ley Orgánica del Estatuto de la Víctima y dotarla del debido presupuesto que permita la atención integral a las víctimas de violencia/abuso sexual.
  • Instar a los grupos parlamentarios a debatir y aprobar medidas legislativas que favorezcan la reparación financiera de las víctimas de violencia sexual mediante la adopción de criterios objetivos adecuados a los hechos, los daños y las necesidades causadas por el abuso sexual.
  • Formar a los profesionales que trabajan en las oficinas de atención a víctimas para poder atender debidamente a las personas que han sufrido abusos en contextos institucionales, incluidos los abusos sexuales perpetrados en instituciones religiosas.
  • Facilitar y fomentar el desarrollo y consolidación de modelos de iniciativa social que permitan atender de manera integral a las víctimas de abuso sexual intraeclesial.
  • Fomentar activamente, mediante la participación de profesionales que trabajan en atención a víctimas y de las propias víctimas que estuvieran dispuestas, la formación de los operadores jurídicos para que presten una atención acorde con el daño que los abusos sexuales causan a las personas que los sufren.
  • Facilitar las denuncias de todos los casos de violencia sexual intraeclesial, incluidos los que hayan prescrito, aunque estos no pudieran ser juzgados.
  1. ¿Qué cambios debería realizar la Iglesia para la reparación, intervención y prevención de las situaciones de abuso sexual?

En materia de prevención la Iglesia católica está implantando programas, protocolos y políticas que están dando resultado. En este sentido, la Iglesia debe cumplir las mismas normas y aplicar los mismos estándares en materia de prevención que cualesquiera otras instituciones. El problema, sin embargo, no es la prevención, que siempre debe mejorar y para eso existen las evaluaciones independientes en materia de responsabilidad, rendición de cuentas y transparencia, sino la reparación. Es preciso que la Iglesia

  • Reconozca su responsabilidad institucional.
  • Se haga cargo de los daños que los abusos han provocado en las víctimas evitando la minimización del daño y persiguiendo el encubrimiento.
  • Cree un fondo estable y público que sufrague los gastos de atención y reparación y adopte criterios objetivos y comunes en materia de reparación material y financiera.
  • Incluya la prevención de la victimización secundaria y la revictimización en las políticas y protocolos de protección y prevención.
  1. ¿Cuál ha sido y cuál debería ser el papel de las asociaciones de víctimas?

Betania no es una asociación de víctimas, por lo que quizás no sea lo más oportuno que indique qué y cómo deben actuar las asociaciones de víctimas. Lo que sí cree es en la necesidad de que trabajen de manera conjunta y cooperativa. Solo desde la unidad de acción y de criterios podrán las asociaciones representar los derechos de todas las víctimas, sus intereses y necesidades. Y esto implica reconocer que hay un número indeterminado pero numeroso de víctimas que jamás van a asociarse. Ellas deben ser consideradas y reconocidas por las asociaciones.

  1. ¿Qué esperáis de la sociedad?

En estos momentos lo necesario es que la violencia sexual contra menores ocupe un lugar prioritario entre los problemas que aquejan a la sociedad española. Las cifras son alarmantes y es preciso que esta cuestión se convierta en prioritaria.

Los abusos sexuales a menores en la familia y en contextos institucionales, religiosos o no, son un escándalo que debe ser denunciado. Lamentablemente este sigue siendo un tema tabú del que se habla poco y del que no se conocen las secuelas que aquejan a los menores que han sido víctimas. Es preciso que se escuche a los profesionales y expertos y que este sea un tema transversal alejado de tensiones ideológicas.

La infancia no se toca debe convertirse en un imperativo.  Para conseguirlo podría:

  • Facilitarse la divulgación de los datos y conclusiones de las investigaciones sobre las secuelas de los abusos sexuales, en general.
  • Promover una política divulgativa para la prevención de los abusos.
  • Fomentar la puesta en marcha de auditorías de las medidas de prevención y de las actuaciones ante abusos sexuales en general.

 

 

[1] Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos. Una respuesta necesaria (https://www.defensordelpueblo.es/noticias/entrega-informe-abusos/)

Leave a Reply